lunes, 3 de agosto de 2015

Aprende a vivir sin espinas


Aprendí a vivir a pesar de las espinas

¿Qué cómo aprendí a vivir y cuándo aprendí a querer?…
¿Qué cómo aprendí a sufrir?….
¿Cuándo?
¿Cómo?… 
No lo sé. 

Aprendí a mirar las estrellas,alumbrando los sueños con ellas.
A mirar los colores del viento y a sentir el sabor del silencio.
Aprendí a encender ilusiones y a escuchar hablar los corazones, con palabras calladas, con matices de mil sensaciones.
Cuando un día, el dolor tomó mi mano,conocí de frente a la tristeza, la pena y el llanto se marcharon, al sentir el amor y su grandeza.
La soledad, querida compañera, la que con tanto miedo rechazaba, me mostró la paz y la armonía de los momentos que con ella estaba.
Comprendí el sentido de la vida, viviendo el amor y la desdicha,sintiendo la alegría y la tristeza,conociendo lo breve de la vida.
Aprendí el valor de la paciencia, a calmar los vientos de mi ira, a llenar con mares de esperanza las zonas más oscuras de mi vida. 
Así aprendí a vivir.

Por todo ello…aprende a vivir sin espinas.
No empieces el día de hoy con las espinas de ayer.
El día de ayer y todos los días y años anteriores han pasado ya, están enterrados en el tiempo.
Y no puedes cambiar ya nada en ellos. 
¿Te han quedado espinas?
No las lleves arrastrando.
Porque seguirán pinchándote cada día hasta no dejarte vivir.
Hay espinas que puedes sacudirte poniéndolas en las manos a Dios.
Hay heridas de espinas que puedes curar si sabes perdonar de verdad.
Pero hay heridas que no podrás curar con todo el amor de este mundo. 
¡Pues,olvídate de que existen! 
¡Quita el cristal de aumento que pones encima de tus desdichas!
Muévete, grita, llora, respira profundo y trata de ser feliz! 
De cada espina que hemos tenido a lo largo de nuestra vida hemos podido tener la capacidad de tener experiencia para después poder tomar mejores decisiones… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario