miércoles, 20 de julio de 2016

Compartiendo vida... La luz que hay en ti

Danza alegremente y ofrece tu baile a Dios por las maravillas que ha creado en ti.
Su luz te ilumina de tal manera que, a su paso, va creando bellos colores que ensanchan tu corazón.
Él colorea con un pincel aquellas cosas que en tu vida aparecen tenues y difusas.
Reflejos de color rojo para alumbran tu horizonte ofreciéndote pasión por la vida y por todo aquello que realizas.
Un resplandor de claridad te ofrece la posibilidad de recrearte en tu propia sombra dando gracias por todo lo que eres.
Tu danza, al borde de la montaña es un canto de alabanza al misterio, al amor, a la libertad y al riesgo que supone danzar con Él y para Él.
Nunca dejes de danzar con las aves del cielo, ellas acompañan la coreografía de tu vida.

Encar_AM

1 comentario:

  1. Muchas gracias Encar por todo lo que nos envías, por tu tiempo,dedicación y generosidad, te lo agradezco de verdad, me ayuda mucho,lo copio y pego a grupos de pastorales.Y les ayuda mucho. Pilar.

    ResponderEliminar