martes, 21 de julio de 2015

Buenos días

GRACIAS, BUEN DIOS.

Gracias, buen Dios, porque nos das el pan de cada día. Gracias porque nos alimentas.

No nos damos cuenta, pero ¡cuántos panaderos no duermen para que cada día podamos comer el pan!
Gracias por todos los panaderos.

Gracias por el trigo y por los agricultores que lo siembran y lo cosechan.
Gracias por el molinero que lo muele para sacar la harina.

Gracias por el agua, por la sal, por el azúcar.

Gracias por la levadura Gracias por el fuego y el calor que doran el pan.
¡Qué bien hace las cosas, Dios!

Ojalá que todos los hombres tengan pan.

Nosotros queremos compartirlo con los demás, sobre todo con los que no lo tienen.

Gracias, Señor, por el pan de cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario