martes, 9 de septiembre de 2014

Dios nos salva en comunidad

Érase una vez una mujer muy mala, muy mala, que se murió sin dejar tras ella ni una buena acción. Los demonios la echaron al lago de fuego. Pero el Ángel de la Guarda buscaba sin cesar una buena acción que hubiera hecho para presentarla a Dios. Por fin se acordó de que una vez dio una cebolla a una mendiga.
Dios le dijo: - << Coge esa misma cebolla, que se agarre a ella; si tirando sacas a la mujer del lago, que se vaya al Paraíso; si la cebolla se rompe, que se quede donde está >>.
El Ángel le alarga la cebolla y le dice: - << Toma, agárrate y no te sueltes >>. La mujer empezó a tirar con precaución y ya la había sacado casi, cuando los otros pecadores comenzaron a agarrarse de ella para que les sacara, pero la mujer comenzó a quitárselos de encima diciendo: - << La cebolla es mía, no vuestra >>. Nada más decir esto, la cebolla se rompió y la mujer cayó al lago.

(Dostoievski)

No hay comentarios:

Publicar un comentario