martes, 23 de septiembre de 2014

Señor, mi Dios, quiero ser como un niño

Señor, mi Dios, quiero ser como un niño.  A veces no sé bien lo que eso significa,  pero me pongo en tus manos,  me abandono. Consuélame en mis heridas,  anímame en mis cansancios,  envíame a los heridos y cansados  para que yo sea tu ungüento y tu fuerza  en medio del mundo necesitado.

Francisco Jiménez Buendía

No hay comentarios:

Publicar un comentario