martes, 21 de octubre de 2014

Semillas de vida

Señor y Padre nuestro: Tú quisiste sembrar en cada uno de nosotros la SEMILLA de tu vida y del amor; y lo hiciste, especialmente, por medio de Jesús, tu Hijo amado; luego, has cuidado de esa semilla por medio de tantas personas que han influido en nuestra vida. 
Hoy, nosotros, tu Familia y Comunidad, te presentamos esta PLANTA, hermosa y bonita, como un recuerdo constante de cuanto has hecho en nuestro favor; y de nuestro compromiso -durante este curso que ya hemos iniciado- de cuidar de esta SEMILLA que Tú mismo plantaste en nosotros, que Jesús la ha hecho crecer y que todos nosotros la queremos seguir ofreciendo a los demás. Que así sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario