domingo, 14 de diciembre de 2014

Acércate a Belén

Acércate a Belén a escuchar ese evangelio que se te anuncia también a ti, esa  buena y  gran noticia que cada ser humano puede repetir con asombro:  "Nos ha nacido un Salvador". Es Dios quien te lo dice, para que no lo dudes. Te lo dice y te da pruebas. 
Acércate a Belén a escuchar, para que esa música, que fue la banda sonora de la vida de Jesús, vaya haciéndose también la banda sonora de tu vida, y te dé alegría y paz, y te sepa llevar a donde fue él.
Acércate a Belén a dejarte querer, a aceptar que estén dirigidas también a ti las palabras que oyeron los pastores: "Paz a los hombres a quien ama el Señor". Siéntete envuelto en esa complacencia de Dios; experimenta la alegría de caerle bien, de ser objeto de su amor gratuito.
Acércate a Belén a recibir esa gran alegría que es para todo el pueblo: imagina tu vida como comunicación y contagio de ese gozo destinado a llegar a todos. Siente sobre ti la fuerza del Espíritu que te envía a dar la Buena Noticia a los pobres.
Acércate a Belén a mirar y a asombrarte, a transformar la imagen que tienes de Dios: "Dios es ese niño”. La comunicación de Dios “se ha hecho debilidad humana y ha plantado su tienda entre nosotros".
Acércate a Belén a tocar la debilidad de Dios, a experimentar cómo, en medio de un mundo tenso, hostil, cerrado, él hace presente su ternura, su accesibilidad total, en el cuerpo de un niño que se pone en nuestras manos. 
Hazte consciente de que cada vez que tocas tu propia debilidad o la de tus hermanos estás aprendiendo a tocar la debilidad de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario