martes, 14 de abril de 2015

Conócete a ti mismo


Según cuenta un relato japonés, un belicoso samurai desafió en una ocasión a un maestro zen a que explicara el concepto de cielo e infierno. Pero el monje respondió con desdén:
- "No eres más que un patán... ¡No puedo perder el tiempo con individuos como tú!".

Herido en lo más profundo de su ser, el samurai se dejó llevar por la ira, desenvainó su espada y gritó con todas sus fuerzas:
- "Podría matarte por tu impertinencia".
- "Eso", repuso el monje con calma, "es el infierno".

Desconcertado al percibir la verdad en lo que el maestro señalaba con respecto a la furia que lo dominaba, el samurai se serenó, envainó la espada y se inclinó, agradeciendo al monje la lección.

- "Y eso", añadió el monje, "es el cielo".

Hay una gran diferencia entre "tener" sentimientos y "ser arrastrados o dominados" por ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario