martes, 15 de septiembre de 2015

Bienaventurado soy

Bienaventurado soy Señor cuando
reconozco la pobreza de mi corazón,
cuando te reconozco Rey y Señor.

Bienaventurado soy cuando aun
consciente de mis miserias y errores
me abro a la misericordia de Tu amor
y Tu perdón.

Bienaventurado soy cuando
ante Tus pies entrego mis enojos,
enfados y deseos de venganza.
Cuando me dejo acariciar por la
mansedumbre de Tu amor.

Bienaventrado soy Señor cuando
en cada lágrima encuentro el
consuelo de la certeza de
Tu presencia.

Bienaventurado soy cuando
en cada gesto busco construir la paz.
Cuando elijo nombrarte,
dar testimonio de Vos aun sabiendo
que eso puede costarme el rechazo,
la desaprobación.

Bieanventurado soy Señor cuando
te reconozco en mi hermanos,
en el que sufre, en el perseguido,
en el abandonado y salgo, en ellos,
a Tu encuentro.

Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario