jueves, 28 de julio de 2016

Convertirse es creer en mí

Convertirse es creer en mí, en ti, en las posibilidades.
Dame fe, Señor.
Fe en las posibilidades de una creación, que, aun rota, sigue siendo tu mundo.
Fe en que los seres humanos somos capaces de algo verdaderamente grande,
pese a todo lo que hoy nos vuelve escépticos.
Dame fe, Señor, en que, a pesar de lo frágiles que somos,
sin embargo tu fuerza puede manifestarse en nosotros.

Ayúdame a creer en el ser humano, a pesar de los escenarios de miseria, destrucción, odio, capacidad para seguir soñando, y creer que el futuro puede ser bueno...Amén!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada