martes, 21 de julio de 2015

Fortaleza


Para tener fortaleza hay que practicarla todos los días, aplica para ello esfuerzo, lucha y trabajo:
Niégate a lo fácil (generalmente en las tentaciones es fácil caer). 
Exígete perfección.
No te dejes vencer por el desánimo.
Esfuérzate en comprender el valor positivo de las modificaciones.
Cuida las pequeñas cosas, los detalles.
Afronta con serenidad los acontecimientos.
Acepta con paz y alegría las contrariedades de la jornada.
Siente la responsabilidad de ser eslabón de una misma cadena.
No dejes que te domine la pereza.
Responde noblemente a tus propias acciones.
Pero sobretodo... ¡sé valiente para defender tu fe!

"Sé fuerte y valiente, porque tú harás que este pueblo herede la tierra que les prometí a sus antepasados. Sólo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la ley que mi siervo Moisés te mandó. No te apartes de ella para nada; sólo así tendrás éxito dondequiera que vayas. Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito. Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas" Josué 1:6-9.

No hay comentarios:

Publicar un comentario