Oportunidades

Cada nuevo día es una oportunidad para crecer, para realizar lo que el día anterior dejamos sin hacer, para dejarnos iluminar por los rayos del sol que, al fin y al cabo, son reflejos  de vida que Dios nos manda cada mañana.
¿Te has parado a pensar por un momento que este día que comienza un regalo más de los muchos que Dios te envía?
¡Abre los ojos! ¡mira a tu alrededor! ¡estira tu cuerpo y ensancha tu corazón!... porque este día no volverá ya nunca y son muchas las oportunidades que tienes de aprovecharlo al máximo dando lo mejor de ti mismo.
¡Déjate empapar por la luz! no te quedes en las sombras del ayer y renace cada día... porque...
La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte, o el más ligero, porque tarde o temprano, el hombre que gana es aquel que cree poder hacerlo. – (Napoleon Hill)

Encar
www.reflejosdeluz.net

¡Ágiles!

Si fuéramos ágiles para descubrir el perdón...
Si estuviéramos atentos a todos los gestos de amor que recibimos a diario...
Si fuéramos flexibles para cambiar nuestros planes...
Si en la vida estuviéramos dispuestos a hacer "piruetas" para alegrar a los demás...
Si contagiáramos la agilidad del Evangelio a quienes viven cerca de nosotros...
¿No sería todo mucho más dinámico?
El dinamismo de la vida no lo produce la vida en sí sino las actitudes que tomamos frente a ella, porque depende de nosotros el que veamos una misma realidad desde diferentes ángulos.
Ojalá que la vida no nos "anquilose" los huesos del alma para que podamos siempre ser ágiles con nosotros mismos y con los demás.

Encar

Te hice a ti (Octubre Misionero)

Era un día lluvioso y gris. El mundo pasaba a mi alrededor a gran velocidad. Cuando de pronto, todo se detuvo. Allí estaba, frente a mí: una niña apenas cubierta con un vestidito todo rotoso que era más agujeros que tela. Allí estaba, con sus cabellitos mojados, y el agua chorreándole por la cara. Allí estaba, tiritando de frío y de hambre. Allí estaba, en medio de un mundo gris y frío, sola y hambrienta.
Me enfadé mucho y dije: "¿Cómo es posible, Señor, que habiendo tanta gente que vive con tanto dinero, permitas que esta niña sufra hambre y frío? ¿Cómo es posible que no hagas nada?
Luego de un silencio que me pareció interminable, sentí la voz de Dios que me contestaba: "¡Claro que he hecho algo! ¡Te hice a ti!"

-Todos podemos aportar algo para mejorar el mundo y para ayudar a los que lo necesitan. Comenzamos hoy la semana dedicada al DOMUND. Pensemos en tantas personas que no tienen lo necesario para vivir. ¿Qué podemos nosotros hacer por ellos?

El árbol de la vida

El árbol de la vida comienza su existencia cuando somos concebidos y se desarrolla con el paso de los años.
Hay árboles pequeños y otros más grandes, frondosos o secos, con flor o sin ella, agrietados o perfectamente recios...
Las ramas se desarrollan con el paso del tiempo expandiéndose a lo alto y a lo ancho.
El árbol es lo más parecido a la vida humana.
Un tronco estable que somos nosotros mismos, un colorido único y especial dependiendo de las opciones que realizamos. Unas ramas que simbolizan los gestos que tenemos, la forma de ser y, sobre todo, cada cosa que hacemos en nuestra vida.
Lo más importante del árbol no es su apariencia externa, aunque sea importante cuidarla, sino sus raíces. La profundidad y arraigo de las mismas será lo que dé estabilidad al árbol. Del mismo modo, las raíces que echamos en la vida y la profundidad desde donde vivimos las cosas es lo que realmente da sentido a nuestra belleza exterior.
En esa tierra donde se enraíza nuestra vida Dios está presente y nos concede la fortaleza necesaria para crecer, madurar y Vivir.

Encar

Misioneros de la vida


Hoy, Señor, me presento ante ti
con todo lo que soy y lo que tengo.
Acudo a ti como persona sedienta, necesitada...
porque sé que en ti encontraré respuesta.
Siento que no puedo vivir con la duda todo el tiempo y que se acerca el momento de tomar una decisión.

Deseo ponerme ante ti con un corazón abierto como el de María,
con los ojos fijos en ti esperando que me dirijas tu Palabra.
Deseo ponerme ante ti como Abraham,
con el corazón lleno de tu esperanza,
poniendo mi vida en tus manos.
Deseo ponerme ante ti como Samuel,
con los oídos y el corazón dispuestos a escuchar tu voluntad.

Aquí me tienes, Señor, con un deseo profundo de conocer tus designios.
Quisiera tener la seguridad de saber lo que me pides en este momento; quisiera que me hablases claramente, como a Samuel.
Muchas veces vivo en la eterna duda.
Vivo entre dos fuerzas opuestas que me provocan indecisión  y en medio de todo no acabo de ver claro.

Sácame, Señor, de esta confusión en que vivo.
Quiero saber con certeza el camino que tengo que seguir.
Quiero entrar dentro de mí mismo y encontrar la fuerza suficiente para darte una respuesta sin excusas, sin pretextos.
Quiero perder tantos miedos que me impiden ver claro el proyecto de vida que puedas tener sobre mí.

¿Qué quieres de mí, Señor? ¡Respóndeme!
¿Quieres que sea un discípulo tuyo para anunciarte en medio de este mundo? Señor, ¿qué esperas de mí? ¿por qué yo y no otro?
¿Cómo tener la seguridad de que es este mi camino y no otro?

Si me llamas a ser testigo tuyo de una forma más radical como consagrado en medio de los hombres, cuenta conmigo, Señor.
Y si estás con deseos de dirigir tu Palabra a mi oídos y a mi corazón.

¿Qué puedo hacer por los otros (Octubre Misionero)

Como cristianos nos preguntamos: ¿Qué puedo hacer por los otros? ¿Cómo puedo asumir mi compromiso misionero?
Es importante  interesarnos por los otros, los más cercanos y los más lejanos… y sentir con ellos, compartir su aflicción: ¿quién es mi prójimo? ¿Dónde está mi hermano? ¿Qué hago por ellos y con ellos?
También podemos seguir nuestro camino de solidaridad universal: comprometernos en acciones de solidaridad, compromiso por la justicia, oración personal y en grupo, y decirle a Dios: "¡Aquí estoy Señor!". Como Pablo, como Javier, como Lucía, como tantos misioneros/as, sacerdotes, religiosos/as, laicos/as….de nuestros días, como tú y yo…

SALMO DEL MISIONERO
Tú llamas a seguirte y arrancas al hombre de los suyos.
Tú llamas a seguirte y pides vender todo y darlo por nada.
Tú llamas a seguirte y exiges perder la vida, perderla toda.
Tú llamas a seguirte, cargando con la cruz como revolucionario
del amor entre los hombres. Tu llamada es radical.
Tú llamas por el nombre y haces tuyo al hombre para siempre.
Tú llamas porque has amado primero y el amor es comunión.
Tú llamas porque eres bueno, porque tu corazón es fiesta.
Tú llamas y abres al hombre la voluntad del Padre.
Tú llamas y quieres hombres libres que te sigan.

Aquí estoy, Señor, quiero seguirte con mi corazón roto.
Aquí estoy, Señor del alba, quiero cambiar haciendo seguimiento.
Aquí estoy, Señor Jesús, da ritmo a mi proceso.
Aquí estoy, Señor, porque me has llamado, gracias.

Quiero ser luz en la noche de cada hombre. Luz.
Quiero ser palabra que despierte al hombre dormido.
Quiero se agua fresca que dé vida a la planta seca.
Quiero ser pan partido, roto, dado en abundancia.
Quiero ser copa que desborde lo íntimo de mi ser.
Quiero ser racimo de uvas exprimido en el lagar.

Que tu Espíritu, Señor, sea derramado sobre mi.
Que tu Espíritu, Señor, sea la fuerza de mi debilidad.
Que tu Espíritu, señor, me conduzca al hombre oprimido.

Que con tu Espíritu libere al hombre de los cepos.
Que con tu Espíritu arranque de los labios las mordazas.
Que con tu Espíritu quite las vendas de los ojos.
Que con tu Espíritu rompa las cadenas de los pies.
Que con tu Espíritu deje al hombre sin fronteras.

Señor del alba, quiero hacer camino en tu camino.
Señor del alba, quiero hacer verdad en tu verdad.
Señor del alba, quiero hacer vida en tu vida.
Señor del alba, aquí estoy a la voz de tu llamada.

Octubre Misionero "Esperad cosas grandes..."


Octubre Misionero "Nosotros somos su voz..."


Cuenta conmigo, Señor (Octubre Misionero)

Señor, hazme instrumento de tu paz,
donde haya odio ponga amor,
donde haya ofensa perdón,
donde haya error ponga yo verdad.

El mundo necesita hombres,
que no se guíen por dinero, bienestar y poder.
CUENTA CONMIGO, SEÑOR.

El mundo necesita hombres
que pongan al hombre como centro
de las personas, de los grupos, de la sociedad.
CUENTA CONMIGO, SEÑOR.

El mundo necesita que el amor
sea el motor de sus acciones,
el motor de su historia.
CUENTA CONMIGO, SEÑOR.

El mundo necesita hombres
que hagan fraternidad donde estén,
que se dejen de palabrería y ayuden a solucionar
los problemas concretos de los hermanos.
CUENTA CONMIGO, SEÑOR.

El mundo necesita hombres
que lo den todo por el evangelio:
alma, vida y corazón,
y se pongan sin reservas al servicio de los demás.
CUENTA CONMIGO, SEÑOR.

El mundo necesita hombres
que anuncien con su palabra y con su vida
que el único salvador, que la única libertad
está en Jesús de Nazaret.
CUENTA CONMIGO, SEÑOR.

Octubre Misionero 2017 "Dar amor..."


Mes de las Misiones


Id por todo el mundo (Octubre Misionero)

Aquella mañana, Jesús salió al encuentro de las mujeres y les dijo que avisasen a sus hermanos para que fuesen a Galilea, porque allí lo verían. Con esta buena noticia los discípulos marcharon al monte que Jesús les había indicado. Allí le vieron y al verle le adoraron. Jesús, entonces, se acercó a ellos y les dijo: «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

Esta misión que el mismo Jesús comunicó una vez resucitado y que se ha ido viviendo de generación en generación, de cristianos a cristianos, es la misma que nosotros también tomamos ahora. Todos nosotros hemos sido llamados por Jesús para anunciar su evangelio entre los niños y jóvenes, y todos hemos respondido de forma generosa. Por este motivo, por ser Jesús el autor de la llamada, es por lo que nos encontramos reunidos ante su presencia. Para pedirle las fuerzas, el ánimo, la fe y el don necesario para ser fieles a ese mensaje que un día dio a sus discípulos y que ahora nos comunica a nosotros: «Id por todo el mundo y haced discípulos a todas las gentes».

Canción-Video Lema Pastoral 2022-23

 CUÍDATE CUÍDAME

Canción del Lema Pastoral 2022-23 ofrecido por Reflejos de Luz.

Con demasiada frecuencia subestimamos el poder de una caricia, una sonrisa, una palabra amable, un oído atento, un cumplido honesto o el más mínimo acto de cuidado con el potencial suficiente para cambiar tu propia vida y la de los demás.

"Cuidar ejercitando la paciencia, generando esperanza y en corresponsabilidad; desde el don de uno mismo" (San Agustín. Patris corde).

Recursos para trabajar el Lema Pastoral 


Eucaristía Diaria (Canal de videos)

Desde la Parroquia Ntra. Sra. del Pilar (Sevilla-España) El P. Joaquín nos ofrece la misa diaria en directo a las 8:00 y de forma telemática a la hora que cada uno quiera participar de ella.
Podéis acceder a ello pulsando AQUÍ





Lema Pastoral 2022-23 «Cuídate Cuídame»

El concepto actual de cuidado abarca por un lado, la acción de cuidar a alguien y por otro, al modo de actuar de la persona que pone interés y atención en lo que hace para que salga lo mejor posible.

Al ser palpable la vulnerabilidad de todos, ricos y pobres, jóvenes y ancianos, hombres y mujeres, aparece en toda su dimensión la necesidad de cuidarse, de tener alguien que cuide al necesitado y de cuidar a otros. El cuidado se convierte en un artículo de primera necesidad. La pandemia ha mostrado ejemplos heroicos de personas que cuidan a otros por altruismo, por sentido de solidaridad y por vocación religiosa, por amor, en definitiva.

Llegó para quedarse el concepto de cultura del cuidado como una realidad que abarca muchas dimensiones. El cuidado significa pensar en las necesidades de los demás al igual que de las nuestras, y ejercitar acciones que ayuden a todos, eliminando aquello que pueda perjudicar a los demás.

Enemigos del cuidado son la indiferencia, el egocentrismo, el rechazo, el abandono, la desidia, cualquier forma de discriminación y exclusión, etc. El cuidado está alineado con la solidaridad y la fraternidad. Cuidemos el cuidado.

Dios es el que me cuida, el buen pastor, el que no nos deja ni abandona.

Somos únicos e irrepetibles para Él. La importancia de sentirnos queridos por Él. Haciendo referencia al primer y segundo mandamiento.

La acción pastoral de la Iglesia se fundamenta en el ejemplo de Jesucristo, buen Pastor porque cuida de los suyos, los conoce por su nombre y se desvive por ellos.

Más allá de la circunstancia, tenemos por delante el reto de plantear una pastoral cuidada, cuidadosa y que cuída respondiendo realmente a lo que puede ser significativo en el mundo hoy.

Hoy encontramos a nuestro alrededor innumerables personas heridas, desesperanzadas e incluso desilusionadas. Todo ello nos pone ante los ojos La necesidad de cuidar.

Cuidar ejercitando la paciencia, generando esperanza y en corresponsabilidad; desde el don de uno mismo (San Agustín. “Patris corde”).

Presentación Lema Pastoral (Word)
Presentación Lema Pastoral (PDF)
Cartel Cuídate Cuídame Castellano_Vertical (Alta resolución)
Cartel Cuídate Cuídame Inglés_ Vertical (Alta resolución)
Cartel Cuídate Cuídame_Vertical Catalán (Alta resolución)
Cartel Cuídate Cuídame  Castellano_Apaisado (Alta resolución)
Solo letras PNG Castellano
Banner apaisado Cuídate Cuídame
Carteles Meses en alta resolución
Canción Cuídate Cuídame MP3
Video Motivador Cuídate Cuídame
Letra Canción Cuídate Cuídame

 

"Personas puente"

Que bueno es que en la vida encontremos "personas puente" que nos ayuden a cruzar de un lugar a otro.
Cuando se construye un puente lo hacemos con la intención de pasar un lugar de difícil tránsito, un camino cortado o un lugar peligroso.
Las "personas puente" son aquellas que se brindan a facilitarnos ese camino, las que se exponen al riesgo que genera la aventura de acompañar y ayudar en el tránsito hacia un lugar que queremos conquistar.
Las "personas puente" nos ofrecen un suelo que pisar, algo a lo que agarrarnos, una construcción en la que poder hacer el camino que nosotros mismos hemos elegido.
Las "personas puente" son aquellas que están a nuestro lado recorriendo el trayecto elegido y apostando por el éxito de nuestro peregrinar.
Es genial que encontremos esas personas puente porque, al fin y al cabo, ellas manifiestan con su presencia el amor que Dios nos tiene y nos ofrece cada día.
Gracias por todas las "personas puente" que hay en mi vida.

Encar
www.reflejosdeluz.net

r desapercibido

Pasar desapercibido no siempre es fácil.
Con frecuencia nuestras ganas de sobresalir por encima de los demás nos juega malas pasadas en las que el orgullo se pone de manifiesto.
Pasar desapercibido no es cosa de tontos, es cosa de listos y nobles... pues cuando somos capaces de hacer el bien sin necesidad de reconocimientos es porque hemos alcanzado un peldaño más en la subida hacia la autoestima y amor a lo que hacemos.
Las medallas siempre gustan, los aplausos nos engrandecen, las menciones positivas nos impulsan a avanzar... todo eso es bueno pero no debe ser la razón última de nuestro ser y actuar...
Por eso, ¡atrévete a pasar desapercibido! a hacer el bien sin mirar a quien, a entregarte por completo desde lo que eres sin buscar segundas intenciones, a no ser siempre reconocido en tu valía y a parecer "tonto" por no ser el centro de tus mejores escenas.
Cuando nos esforzamos, trabajamos, nos ilusionamos y vivimos todo desde el amor a Dios y a los demás los aplausos, sonoros o silenciosos, llegan solos y son un aliciente para continuar dándote por entero.

Encar
www.reflejosdeluz.net


La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida


La sorpresa llega cuando algo que no esperamos acontece repentinamente.
La expresión de nuestra cara cambia, nuestro corazón se mueve por dentro.
Podemos tener sorpresas buenas o sorpresas malas... (que más bien son sustos).
En el caso de las sorpresas positivas, cuando las recibimos, el corazón se ensancha por dentro. De pronto nos sentimos queridos, amados por las personas que nos las dan, agradecidos por la amistad y la cercanía.
¡Qué bueno sería ser "portadores de sorpresas" para las personas con las que vivimos y trabajamos!.
Una sorpresa no siempre es un regalo envuelto con celofán. Con frecuencia las mejores sorpresas son las que se desprenden de la propia vida: cuando nos olvidamos de nosotros mismos, cuando damos generosamente, cuando hacemos reír al triste...
Jesús de Nazaret fue una sorpresa constante para las personas de su época, ¡quizá no estaban acostumbrados a tanto Amor derrochado!.
Y tú, ¿te atreves a hacer de tu vida una sorpresa?

Encar
reflejosdeluz@yahoo.es