miércoles, 21 de diciembre de 2016

Has venido, Señor, y eso es Amor


Forrado de pobreza pero ceñido en riqueza divina
sin ruidos ni trompetas triunfales
pero codiciado por la gente sencilla
Llorando, porque sabes que los hombres sollozamos,
y pequeño…por las veces en la que humanidad
se siente excesivamente, poderosamente grande
¡HAS VENIDO, SEÑOR, Y ESO ES AMOR!
Alumbrado por el seno virginal de una humilde nazarena
y, vigilado, por la sobriedad del Patriarca de ese portal
Aplaudido, hoy como entonces,
por la indiferencia de los que no saben verte
y agasajado por el zurrón de los pastores de Belén
¡HAS VENIDO, SEÑOR, Y ESO ES AMOR!
Acariciado por manos santas y puras de la Virgen María
y pretendido por otras traicioneras y engañosas
Arrullado por raspas pajas de un pesebre
y denostado por los que quieren regir y vivir como si Tú no existieras
¡HAS VENIDO, SEÑOR, Y ESO ES AMOR!
Tráenos luz que encienda las oscuridades de nuestro vivir cotidiano
Danos aquello que, sólo Dios, es capaz de ofrecer sin nada a cambio
Haznos comprender el Misterio que, en este día, se desvela
Entresijo escondido desde siglos
y resuelto en la frialdad de una mágica  noche
Déjanos postrarnos ante Ti para que, inclinándonos ante Ti,
adivinemos que Tú desciendes a la humanidad
para que, nosotros, ascendamos hasta los mismos pliegues de lo divino, ante lo que un día nos aguarda en el cielo
Míranos, con esos ojos de Niño,
para que nunca olvidemos que, en Belén, nace el AMOR
y que, con ese AMOR, venceremos a las desesperanzas e inquietudes, dudas y lágrimas, caídas y tropiezos
Para que nunca olvidemos que, sin el AMOR de Belén,
el mundo estaría huérfano y roto por sus cuatro costados
Para que nunca olvidemos que, si DIOS se hace pequeño,
Infante, humano, carne de nuestra carne
es porque cree, piensa y desea la salvación del hombre
¡HAS VENIDO, SEÑOR, Y ESO ES AMOR!
Javier Leoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario