miércoles, 20 de agosto de 2014

¡Qué alegría he descubierto al sentirme Iglesia!

¡Qué alegría he descubierto al sentirme Iglesia!
¡Qué alegría al saber que camino dentro de un Pueblo nuevo!
¡Qué alegría compartir mi fe en ti con los seguidores tuyos!
¡Qué alegría, Señor, caminar, como hermanos hacia tu Casa! 

Es bello caminar todos unidos, como un solo hombre;
es suave avanzar apoyado en el hombro de mi hermano; 
es dulce compartir los gozos y las alegrías en grupo; 
es hermoso hacer de nuevo el camino con las manos dadas. 

Nuestro pies, Señor, se han puesto e  marcha y tu Espíritu es su aliento;
nuestros pasos, Señor, están guiados por tu Palabra; 
ante nosotros se abren las puertas de una nueva Humanidad; 
y se llena el corazón de gozo a medida que el Pueblo avanza. 

Con tu Iglesia, caminamos dejando huellas en la Historia
vamos subiendo contigo, tomando parte en tu destino: la Cruz;
dejamos a nuestro paso semillas profundas de tu Evangelio.
Alienta nuestra marcha; anima nuestro peregrinar, Señor. 

Danos tu paz, hermano: tú que tienes un corazón de pobre verdadero.
Danos tu paz, hermano: tú que eres limpio, puro, transparente.
Danos tu paz, hermano: tú que eres compasivo y justo.
Danos tu paz, hermano: tú que eres manso y humilde de corazón 

No hay comentarios:

Publicar un comentario