lunes, 1 de diciembre de 2014

¡Escucha!

Jesús le contestó: “Voy yo a curarlo”.
Pero el centurión replicó: “Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano”.
Mt 8, 5-11

Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos.
Papa Francisco, Evangelii Gaudium

No hay comentarios:

Publicar un comentario