jueves, 18 de diciembre de 2014

¡No temáis!

El ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor.
Lc 1, 5-25

Uno se admira de los recursos que tenía el Señor para dialogar con su pueblo, para revelar su misterio a todos, para cautivar a gente común con enseñanzas tan elevadas y de tanta exigencia. Creo que el secreto se esconde en esa mirada de Jesús hacia el pueblo, más allá de sus debilidades y caídas. El Señor se complace de verdad en dialogar con su pueblo. 
Papa Francisco, Evangelii Gaudium, 141

No hay comentarios:

Publicar un comentario