miércoles, 25 de mayo de 2016

Compartiendo vida... Y la vida sigue

Y la vida sigue, y atrás quedan los recuerdos y las vivencias de los seres queridos.
Y el tiempo pasado, pasó y el futuro por venir se muestra frágil e inestable cargado de profundidad, agradecimiento y esperanza.
Nada en la vida sucede en vano, todo ocurre por una razón. Razones que a veces no entendemos y nos causan sufrimiento pero que el tiempo, la ayuda de Dios y de aquellos que nos aman irán limando junto a nosotros al igual que las piedras del río suavizan sus cantos con el correr del agua.
El vacío, el silencio y el dolor bloquean la razón, paralizan las ilusiones y los proyectos... pero nada está perdido, todo es posible.
El mejor homenaje que podemos hacer a aquellos que se van es el recuerdo de todo lo bueno que dejaron en nuestra vida, su deseo de que seamos felices desde aquello que queremos, desde lo que nos impulsa a vivir con la enseñanza de vida que nos transmitieron.
El misterio de la vida y la muerte nos tambalea, nos zarandea hasta tal punto de poder perder el norte, de sentirnos hundidos en el sufrimiento... pero la vida y la muerte no puede ser motivo de renuncia de aquello que somos.
Hoy, desde el vacío interior,  pongo mi vida en manos de Aquel que me la dio.
Hoy, desde el vacío interior,  lleno mi cántaro con todo lo bueno que he recibido, con todo el amor acogido y con la esperanza plena de que Dios está presente también en ese vacío.
Mi mejor homenaje es ponerme en la presencia de Dios, encontrar el consuelo en la fe, la resurrección y la certeza de que, desde arriba, alguien más me cuida y sigue mis pasos anhelando mi felicidad.
¡Que Dios te bendiga, madre mía del alma!.

Encar_AM
www.reflejosdeluz.net





2 comentarios: