miércoles, 10 de febrero de 2016

Canciones del Padre Klemens (MP3 para descargar)

¿Quien es el Padre Klemens?

Mi nombre artístico es P@dre Klemens, soy sacerdote católico, hispano africano, y pertenezco a la Confraternidad Sacerdotal de “Operarios del Reino de Cristo”, Sociedad de Vida Apostólica de derecho pontificio.

Nací en Santa Isabel, actualmente Malabo - República de Guinea Ecuatorial. Tuve mi primer contacto con la guitarra, a los 10 años de edad, en el oratorio salesiano de Ela Nguema (Malabo). A los 17 años de edad conocí el grupo musical “Bisila System” de Malabo y me incorporé a sus filas como segundo bajista, eligiendo el nombre artístico COCAL BASS. En el año 1991debuté como cantante en un concurso organizado por el Centro Cultural Francés de Malabo. A partir de ese momento empecé a participar con mi grupo en varios conciertos y concursos, y mi nueva situación me permitió conocer muchos músicos y cantantes guineanos de mi generación que hoy lideran el panorama musical de Guinea Ecuatorial.

En octubre del 1992 me trasladé a España para proseguir mis estudios y mi carrera musical pero Dios se interpuso en mi camino, salió a mi encuentro y me invitó a seguirle. Tras un periodo de retiro espiritual, decidí abandonar mis proyectos personales para ingresaren el Seminario. En el Año Jubilar 2000, tras concluir mis estudios eclesiásticos fui ordenado sacerdote en la Santa Iglesia Catedral Primada de Toledo. Una vez ordenado, fui enviado a Civitavecchia – Roma (Italia) para colaborar en la Iglesia de Sant’Agostino y posteriormente en la Iglesia “Santi Martiri Giapponesi”, donde trascurrí 11 años de mi vida, compaginando trabajo y estudio. En el 2012 fui requerido por mis superiores para trabajar en nuestro Seminario Mayor en Olías del Rey, lugar donde presté mis servicios a Dios y a la Iglesia.

Actualmente soy Párroco en la Parroquia Ntra. Sra. de Sonsoles (Madrid), sigo componiendo porque creo que la música acerca a Dios y a los hermanos.


Padre Klemens y Reflejos de Luz

El Padre Klemens llegó a Reflejos de una forma casual e inesperada. Actualmente compartimos con él aficciones, amistad y deseos de compartir su música.
Queremos presentaros su obra, sus canciones, su mensaje... Por esta razón, desde Reflejos iremos subiendo sus canciones llenas de espíritu y amor.


Es una adaptación de un himno de la Liturgia de las Horas: una meditación sobre la Pasión de Cristo y una terapia para aprender a llevar con paciencia la propia pasión, a la luz de tan gran Misterio de amor.


Cada mañana sales al balcón

Cada mañana sales al balcón
y oteas el horizonte
para ver si vuelvo.

Cada mañana bajas saltando las escaleras
y echas a correr por el campo
cuando me adivinas a lo lejos.

Cada mañana me cortas la palabra,
te abalanzas sobre mí
y me rodeas con un abrazo redondo
el cuerpo entero.

Cada mañana contratas la banda de músicos
y organizas una fiesta por mí
por el ancho mundo.

Cada mañana me dices al oído
con voz de primavera:
hoy puedes empezar de nuevo.

Patxi Loidi

Ofrece a los otros...


Nos perdonamos


martes, 9 de febrero de 2016

reFlEja tu luz en Cuaresma (Dinámica 2016)

Hemos preparado esta dinámica para trabajar la cuaresma con los alumnos.
Podéis ver el documento AQUÍ







Dios es quien nos une


Tu palabra habita en mi corazón


Si nadie me ama, tu alegría es amarme.
Si lloro, tu deseo es consolarme.
Si soy débil, Tú eres mi fuerza y mi energia.
Si nadie me necesita, Tú me buscas.
Si estoy vacío, tu plenitud me colmará.
Si quiero caminar, Tú vienes conmigo.
Si te llamo, Tú siempre vienes.
Si me pierdo, Tú me buscas sin cesar.
Si estoy cansado, tú eres mi descanso.
Si peco, tú eres mi perdón.
Si te pido, Tú eres don para mí.
Si te necesito, me dices: Aquí estoy dentro de ti.
Si estoy a oscuras, Tú eres luz para mis pasos.
Si tengo hambre, Tú eres pan de vida para mí.
Si soy infiel, Tú eres fiel.
Si quiero conversar, Tú me escuchas siempre.
Si te miro, veo la verdad de mi corazón.
Si todos me olvidan, tus entrañas se estremecen recordándome.
Si no tengo a nadie, te tengo a Ti.
Si soy silencio, Tu palabra habitará en mi corazón.

DNI para Cuaresma

Hace más de veinte siglos unos hombres escogieron el poder para humillar a Jesús, la violencia para colgarle de una cruz… Hoy, 2.000 años después, la mayoría de los que nos declaramos cristianos hemos escogido la indiferencia para que Jesús no trastoque demasiado nuestras vidas…

Te invito a que en este tiempo de cuaresma revises tu vida como cristiano, como discípulo de Cristo. Este DNI que, a continuación, te muestro, te ayudará a recorrer con Jesús el camino del Calvario… Sólo así, podrás, unos días después, reconocerle en el camino de Emaús y gozar para siempre de su compañía.

Conviértete. De corazón. No te preocupes por la fachada, por el envoltorio. Jesús te conoce de sobra; no intentes engatusarle con “penitencias de todo a cien.” Rasga tu corazón, no tus vestiduras.

Ubícate. Utiliza para tal fin “el GPS de los evangelios.” En especial, el pasaje de Lucas (4,1-13). Acude al desierto donde te esperan un montón de dudas, de tentaciones… Pero no te des a la fuga, Jesús no te dejará solo, si confías en Él, saldrás victorioso.

Ayuna. Levántate todos los días con hambre de justicia. Acude a tu trabajo con hambre de solidaridad. Relaciónate con tus hermanos con hambre de fraternidad. Acoge las pruebas y los sinsabores con hambre de fe y acuéstate al finalizar la jornada con hambre de Dios. Ya verás como acabarás dándote “un atracón” de amor, de Amor del bueno.

Reza. Cierra las puertas de la desidia, de los ruidos, de las prisas, del “cumpli-miento.” Y, ahí, en lo escondido, en el interior de tu corazón ama, ora y habla a Dios de los hombres y a los hombres de Dios; pues nada sabe de oración el que no ama y nada sabe de amor el que no ora.

Escucha. Precisamente porque Dios te ha dado una boca y dos oídos, escucha el doble de lo que hablas. Pon “a cuarentena” tu lengua y escucha la hermosa melodía que Dios, a través de las ondas de tus hermanos, pone todos los días en tu corazón.

Santifícate. Dios, a través de este tiempo de gracia, te envía un mensaje: “La cruz es ante todo una declaración de amor.” A pesar de que haya gente a tu alrededor que siga prefiriendo un cristianismo de butaca, tú apuesta por un cristianismo de cruz. Recuerda que una persona santa no es aquella que nunca cae, sino la que siempre se levanta.

Mira. A tu alrededor. No es la cuaresma un tiempo para caminar solo. A tu lado, Jesús sigue cayendo una y otra vez bajo el peso de la cruz. Sólo los que tienes ojos pueden ver las necesidades de los otros y convertirse en cireneos de tantas personas que siguen recorriendo el camino del Calvario un día sí y otro también.

Ama. Pues sin amor despídete de entender a Dios, porque Él es eso, precisamente Amor. Combate las dudas, los fracasos, las cruces, el dolor... a base de amor. No olvides que si sufriendo se aprende a amar, amando se aprende a sufrir. Si amas, la Pascua, la resurrección, la dicha de un Dios-Amor brotará, y de qué forma, en tu vida y en la de tus hermanos… ¡Haz la prueba!

Miércoles de Ceniza

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno.
Cuando el sacerdote nos pone la ceniza, debemos tener una actitud de querer mejorar.
La Cuaresma son cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón. Es un tiempo de pedir perdón y perdonar.

¿Sabías que...?
Las cenizas que nos pone el sacerdote provienen de las palmas quemadas el Domingo de Ramos del año anterior.
La imposición de ceniza es una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se va a convertir en polvo.
Nos enseña que todo lo material que tengamos aquí se acaba. En cambio, todo el bien que tengamos en nuestra alma nos lo vamos a llevar a la eternidad. Al final de nuestra vida, sólo nos llevaremos aquello que hayamos hecho por los demás.

El hijo pródigo (versión moderna)

Habla, Señor

Que no quiero dejar tu semilla junto al camino.
No quiero ahogar palabras en el pedregal:
no pretendo el fácil contento de quien oye, se alegra... y nada más;
no quiero ser el “hombre sin raíz”, el inconstante,
el que fluctúa en el sí y el no de la conveniencia.

Tampoco quiero dejarte caer entre mis zarzas:
porque sé de mi debilidad,
porque, en un momento, te vendería por un placer,
porque sé de mis oportunismos;
porque he “aprendido” a “servir” a dos señores.

Que tu Palabra entre en mi por la Puerta Grande:
la que se abre a los amigos,
la que siempre tiene en el umbral el calor del abrazo,
la que es esperanza de fiesta para la casa,
la que es augurio de salida fecunda.

HABLA, SEÑOR
       
Quiero saber de tus caminos.
Hazme experto en tus sendas.
¡Guíame, enséñame!

HABLA, SEÑOR
Tu Palabra no será baldía en mí.

En Cuaresma reciclemos los errores


lunes, 8 de febrero de 2016

Amigos


Necesitan de ti


Hoy me levanto

Me levanto hoy por la fuerza de Dios que me guía,
por el poder de Dios que me sostiene,
por la inteligencia de Dios que me conduce,
por el ojo de Dios que mira delante de mí,
por el oído de Dios que me escucha,
por la palabra de Dios que habla conmigo,
por la mano de Dios que me guarda,
por el camino de Dios que me precede,
por el escudo de Dios que me protege,
por el ejército de Dios que me salva de las redes del demonio,
de las seducciones de los vicio, de las inclinaciones de la naturaleza,
de todos los hombres que me desean el mal,
de lejos y de cerca, en la soledad y en la multitud.

Cristo conmigo, Cristo ante mí, Cristo detrás de mí,
Cristo en mí, Cristo por debajo de mí,
Cristo por encima de mí, Cristo a mi derecha,
Cristo a mi izquierda, Cristo a lo ancho,
Cristo a lo largo, Cristo a lo alto.

Extracto de la oración de San Patricio