martes, 16 de septiembre de 2014

Menú de crisis

Excelente reportaje del programa Crónicas de tve 2 sobre el impacto de la crisis económica en nuestro país, el encomiable trabajo de los Bancos de Alimentos con más de 2.000 voluntarios luchando contra el hambre y el despilfarro, y una red alimentaria que en la actualidad está atendiendo a más de 2 millones de personas.

Contigo

¿Me necesitas? Estoy aquí contigo. No puedes verme, sin embargo soy la luz que te permite ver. No puedes oírme, sin embargo hablo a través de tu voz.
No puedes sentirme, sin embargo soy el poder que trabaja en tus manos.
Estoy trabajando en ti, aunque desconozcas mis senderos.
Estoy trabajando, aunque no reconozcas mis obras. 
No soy una visión extraña. No soy un misterio. 
Sólo en el silencio absoluto, más allá del "yo" que aparentas ser, 
puedes conocerme, y entonces sólo como un sentimiento y como fe.
Sin embargo, estoy aquí contigo. Sin embargo, te oigo. 
Sin embargo te contesto. Cuando me necesitas, estoy contigo.
Aunque me niegues, estoy contigo. 
En los momentos en que más solo crees encontrarte, Yo estoy contigo. 
Aún en tus temores, estoy contigo. Aún en tu dolor, estoy contigo. 
Estoy contigo cuando oras y cuando no oras. Estoy en ti, y tú estás en Mí. 
Sólo en tu mente puedes sentirte separado de Mí, 
Pues sólo en tu mente están las brumas de "lo tuyo" y "lo Mío".
Sin embargo, tan sólo con tu mente, puedes conocerme y sentirme. 
Vacía tu corazón de temores ignorantes.
Cuando quites el "yo" de en medio, estoy contigo. 
De ti mismo no puedes hacer nada, pero Yo todo lo puedo. Yo estoy en todo.
Aunque no puedas ver el bien, el bien está allí, pues Yo estoy allí. Estoy allí.
Sólo en Mí, tiene el mundo significado. Sólo en Mí, toma el mundo forma.
Sólo en Mí, el mundo sigue adelante. 
Soy la ley en la cual descansa el movimiento de las estrellas y el crecimiento de toda célula viva. 
Soy el amor que es cumplimiento de la ley. Soy seguridad, Soy paz. Soy unión
Soy la ley por la cual vives. Soy el amor en que puedes confiar. Soy tu paz. Soy tu seguridad. Soy uno contigo. Yo Soy. Aunque falles en encontrarme. Yo nunca dejo de encontrarte. Aunque tu fe en Mí es insegura, Mi fe en ti nunca flaquea. Porque te conozco, porque te amo, estoy contigo.

Elegir la alegría

"Estoy convencido de que podemos elegir la alegría. En cada momento, podemos decidir responder ante un hecho o a una persona con alegría en vez de con tristeza. Cuando, realmente, creemos que Dios es vida y sólo vida, entonces, nada necesita tener el poder de arrastrarnos al reino triste de la muerte. Elegir la alegría no significa elegir sentimientos felices, o una atmósfera artificial de hilaridad. Sino que significa la determinación de dejar que cualquier cosa que pase nos lleve un paso más cerca del Dios de la vida".

Henri NOUWEN

El zapatero y Dios

Un día bajó el Señor a la tierra en forma de mendigo y se acerco a casa del zapatero y le dijo: “Hermano, hace tiempo que no como y me siento muy cansado,aunque no tengo ni una sola moneda quisiera pedirte que me arreglaras mis sandalias para poder seguir caminando”.

El zapatero le respondió: 
-“Yo soy muy pobre y ya estoy cansado que todo el mundo viene a pedir y nadie viene a dar!”.
El Señor le contestó: 
-“Yo puedo darte lo que tu quieras”.

El zapatero le pregunto: 
-”Dinero inclusive?”.

El Señor le respondió:
-”Yo puedo darte 10 millones de dólares, pero a cambio de tus piernas”
“Para que quiero yo 10 millones de dólares si no voy a poder caminar, bailar, moverme libremente?”, dijo el zapatero.

Entonces el Señor replicó: 
“Esta bien, te podría dar 100 millones de dólares, a cambio de tus brazos”.
El zapatero le contesto:

-”Para que quiero yo 100 millones de dólares si no voy a poder comer solo, trabajar, jugar con mis hijos, etc.?

Entonces el Señor le dijo: 
- “En ese caso, yo te puedo dar 1000 millones de dólares a cambio de tus ojos”.

El zapatero respondió asustado:
- “Para que me sirven 1000 millones de dólares si no voy a poder ver el amanecer, ni a mi familia y mis amigos, ni todas las cosas que me rodean?”.

Entonces el Señor le dijo:
“Ah hermano mío, ya ves que fortuna tienes y no te das cuenta”.

El tazón de madera


El abuelo se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años. Ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban. La familia completa comía junta en la mesa, pero las
manos temblorosas y la vista enferma del anciano hacia el alimentarse un asunto difícil. La comida caía de su cuchara al suelo, y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la leche sobre el mantel.

El hijo y la nuera se cansaron de la situación.
"Tenemos que hacer algo con papá", dijo el hijo. "Ya he tenido suficiente. Derrama la leche, hace ruido al comer y tira la comida al suelo".

Así fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en una esquina del comedor. Ahí, el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba la hora de comer. Como el abuelo había roto uno o dos platos, su comida se la servían en un tazón de madera. De vez en cuando miraban hacia donde estaba el abuelo y podían ver una lágrima en sus ojos mientras estaba ahí sentado solo. Sin embargo, las únicas palabras que la pareja le dirigía eran fríos llamados de atención cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida.

El niño de cuatro años observaba todo en silencio. Una tarde antes de la cena, el papá observó que su hijo estaba jugando con trozos de madera en el suelo. Le pregunto dulcemente: "¿Qué estás haciendo?". Con la misma dulzura el niño le contestó: "Ah, estoy haciendo un tazón para ti y otro para mamá para que, cuando yo crezca, ustedes coman en ellos". Sonrió y siguió con su tarea.

Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron sin habla. Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Y aunque ninguna palabra se dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer.

Esa tarde el esposo tomó gentilmente la mano de su padre y lo guío de vuelta a la mesa de la familia. Por el resto de sus días ocupó un lugar en la mesa con ellos. Y por alguna razón, ni el esposo ni la esposa parecían molestarse cada vez que el tenedor se caía, la leche se derramaba o se ensuciaba el mantel.

Los niños son altamente perceptivos. Sus ojos observan, sus oídos siempre escuchan y sus mentes procesan los mensajes que absorben. Si ven que con paciencia proveemos un hogar feliz para todos los miembros de la familia, ellos imitarán esa actitud por el resto de sus vidas.

Los padres y madres inteligentes se percatan que cada día colocan los bloques con los que construyen el futuro de sus hijos. Seamos constructores sabios y modelos a seguir.

He aprendido que puedes decir mucho de una persona por la forma en que maneja tres cosas: un día lluvioso, el equipaje perdido y las luces del arbolito de Navidad enredadas.

He aprendido que independientemente de la relación que tengas con tus padres, los vas a extrañar cuando ya no estén contigo.

He aprendido que aun tengo mucho que aprender.

La gente olvidará lo que dijiste y lo que hiciste, pero nunca ¡cómo los hiciste sentir!.

La vida... con humor


sábado, 13 de septiembre de 2014

Te sentí pasar

Te sentí pasar a oscuras por mi corazón.
Me decías: "Busca, que a tu puerta estoy."
En mi sendero caminabas Vos, Señor,
y en mi casa me esperabas Vos, Señor,
a cenar contigo, corazón amigo.

Te sentí llegar, callado en mi soledad.
Me decías: "Oye, que te quiero hablar".
En el silencio me hablabas Vos, Señor.
Tu paciencia me esperaba, ¡Oh Señor!
a cenar contigo, corazón amigo.

Esteban Gumucio SS.CC

Vivir el domingo 24 de Tiempo Ordinario, ciclo A

JUAN 3, 13-17

Nadie sube al cielo para quedarse más que el que ha bajado del cielo, el Hijo del hombre: Lo mismo que en el desierto Moisés levantó en alto la serpiente, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que lo haga objeto de su adhesión tenga vida definitiva. Porque así demostró Dios su amor al mundo, llegando a dar a su Hijo único, para que todo el que le presta su adhesión tenga vida definitiva y ninguno perezca. Porque no envió Dios el Hijo al mundo para que dé sentencia contra el mundo, sino para que el mundo por él se salve.

MIRAR CON FE AL CRUCIFICADO

La fiesta que hoy celebramos los cristianos es incomprensible y hasta disparatada para quien desconoce el significado de la fe cristiana en el Crucificado. ¿Qué sentido puede tener celebrar una fiesta que se llama “Exaltación de la Cruz” en una sociedad que busca apasionadamente el “confort” la comodidad y el máximo bienestar?
Más de uno se preguntará cómo es posible seguir todavía hoy exaltando la cruz. ¿No ha quedado ya superada para siempre esa manera morbosa de vivir exaltando el dolor y buscando el sufrimiento? ¿Hemos de seguir alimentando un cristianismo centrado en la agonía del Calvario y las llagas del Crucificado?
Son sin duda preguntas muy razonables que necesitan una respuesta clarificadora. Cuando los cristianos miramos al Crucificado no ensalzamos el dolor, la tortura y la muerte, sino el amor, la cercanía y la solidaridad de Dios que ha querido compartir nuestra vida y nuestra muerte hasta el extremo.
No es el sufrimiento el que salva sino el amor de Dios que se solidariza con la historia dolorosa del ser humano. No es la sangre la que, en realidad, limpia nuestro pecado sino el amor insondable de Dios que nos acoge como hijos. La crucifixión es el acontecimiento en el que mejor se nos revela su amor.
Descubrir la grandeza de la Cruz no es atribuir no sé qué misterioso poder o virtud al dolor, sino confesar la fuerza salvadora del amor de Dios cuando, encarnado en Jesús, sale a reconciliar el mundo consigo.
En esos brazos extendidos que ya no pueden abrazar a los niños y en esas manos que ya no pueden acariciar a los leprosos ni bendecir a los enfermos, los cristianos “contemplamos” a Dios con sus brazos abiertos para acoger, abrazar y sostener nuestras pobres vidas, rotas por tantos sufrimientos.
En ese rostro apagado por la muerte, en esos ojos que ya no pueden mirar con ternura a las prostitutas, en esa boca que ya no puede gritar su indignación por las víctimas de tantos abusos e injusticias, en esos labios que no pueden pronunciar su perdón a los pecadores, Dios nos está revelando como en ningún otro gesto su amor insondable a la Humanidad.
Por eso, ser fiel al Crucificado no es buscar cruces y sufrimientos, sino vivir como él en una actitud de entrega y solidaridad aceptando si es necesario la crucifixión y los males que nos pueden llegar como consecuencia. Esta fidelidad al Crucificado no es dolorista sino esperanzada. A una vida “crucificada”, vivida con el mismo espíritu de amor con que vivió Jesús, solo le espera resurrección.
José Antonio Pagola

Dios de la luz

Lámpara es tu Palabra para mi vida, Señor;
decir tu nombre es una explosión de luz y de alegría.
El Señor es mi luz; nada temo
porque él alumbra todas mis oscuridades.
El Señor se acerca siempre
para iluminar nuestros pasos cansados.
En el sendero de la vida, Jesús, es la luz de las gentes,
el camino luminoso, la verdad que se hace luz y esperanza.

¿A quién iremos, Señor?
¿A quién acudir cuando llega la noche?
Sólo tú eres la luz y la salvación de los hombres,
el Redentor de cada ser humano,
preocupado por todos los dramas de los hombres.

El Señor es la luz de nuestras vidas,
el amanecer deslumbrante.
El Señor es mi luz y mi salvación,
la cabaña donde me refugio de la tormenta.

Como el pájaro encontró su nido
en los atrios del templo,
así es de bueno el Señor,
pues nos deja anidar en su corazón
y hacer morada en él
pues vive en nosotros como luz y vida.

Cuando me asalta algún peligro no temo,
porque su luz guía mis pasos;
él es la brújula de mi vida,
la luz que inunda de paz todo mi ser.

Descalzo sobre tierra roja - Pedro Casaldáliga (Película)

Parte 1º


Parte 2º



Nace una red social para la educación a través de Scholas, el proyecto educativo del Papa

Scholas.social es el nombre que el mismo Jorge Mario Bergoglio pondrá en internet como primer usuario, la tarde de este jueves durante una ceremonia en el Aula Nueva del Sínodo del Vaticano.
En ese encuentro serán clausuradas las III Jornadas de Scholas Occurrentes, seminario organizado por la Red Mundial de Escuelas para el Encuentro, iniciativa internacional promovida por el pontífice y que busca crear la solidaridad y fraternidad entre estudiantes de diversas nacionalidades.
“Soñamos con una escuela que sea la escuela de los alumnos de hoy, que va a integrar a todos, será la escuela global, la que hace posible la tecnología”, señaló José María del Corral, uno de los presidentes de Scholas Occurrentes, al presentar este miércoles la iniciativa.
Desarrollada en seis meses por especialistas de las compañías Google, Globant y Line 64, la plataforma permitirá a instituciones educativas de diversas ciudades, países y continentes, intercambiar proyectos, compartir recursos y comunicar interactivamente.
“Recuperar la sana tradición en la que la educación y la escuela se concebía como algo integral, donde la pelota de fútbol no era enemiga de los libros, es el sueño que tenemos. Soñamos con la escuela para los alumnos que nacen conectados y en red, estamos pensando sus aulas de hoy”, agregó del Corral.
Lanzada inicialmente en inglés, italiano y español, la plataforma aspira a alcanzar todos los idiomas posibles. Las instituciones unidas serán de diversas culturas y creencias religiosas, sin importar las diferencias.
De acuerdo con los realizadores, el sitio permitirá que alumnos y docentes intercambien experiencias para aprender unos de otros, así como compartir aquellos proyectos que requieren una mano extra, ya se trate de recursos financieros o de voluntarios.
Estos últimos pueden recorrer la plataforma y acceder fácilmente a las escuelas y sus proyectos para identificar cuáles son las que más pueden aprovechar su ayuda.
El diseño y la concepción del sitio corrió por parte de Globant, mientras Line 64 realizó la programación y Google fue responsable de la integración de las herramientas educativas “Apps para la Educación”.
Adriana Noreña, de Google SpLatam, explicó que actualmente dos mil 800 millones de personas tienen capacidad de conexión a internet en el mundo y mil millones se integrarán a ese circuito durante 2015.
Agregó que los alumnos en la actualidad se consideran “100 por ciento conectados”, mientras 75 por ciento de los jóvenes de entre 12 y 17 años se encuentran activos en las redes sociales.
Ellos pasan un promedio de 7.4 horas diarias en la web, algunos de ellos pudiendo llegar –incluso- a superar la barrera de las 10 horas. “Se podría decir que están siempre en línea”, constató.
Precisó que estos jóvenes buscan tener un control del contenido que utilizan, en su gran mayoría son autodidactas y consumen prioritariamente videos, no sólo institucionales sino también aquellos realizados por sus amigos.

martes, 9 de septiembre de 2014

Recursos pastorales para el inicio del nuevo curso 2014-15

Comenzamos un nuevo curso queriendo Tender nuestro corazón. Os ofrecemos estos materiales de pastoral:
Maestro ¿quién eres?
Parábola del estudiante
Al comienzo de un nuevo curso
Oración del profesor
Decálogo del nuevo curso
Padre nuestro que estás en el Colegio
La vuelta al cole
Abecedario del educador
Trabajar en común, como las hormigas
Bienaventuranzas del profesor
Decálogo para el curso
Utensilios cristianos para el curso
Receta optimista para el curso pastoral
Oración del alumno
Levántate y ponte en camino
Nuevo curso, motivación y religión
Ponte las pilas, comienza un nuevo curso
Decálogo para el nuevo curso 2014-15
Dinámica de inicio de Curso para Ed. Infantil 
Dinámica de inicio de Curso para jóvenes
Tiende tu corazón Tiende tu corazón Tiende tu corazón Tiende tu corazón
Tiende tu corazón Tiende tu corazón Tiende tu corazón Tiende tu corazón
Tiende tu corazón Tiende tu corazón Tiende tu corazón Tiende tu corazón

Da gracias

Da gracias, por la vida misma, aunque la tuya no sea la más perfecta,
Dios te la dio y el tenerla es ya un milagro.
Aprende a valorarla para hacerla llevadera,
no hagas de ella algo vano y vacío. Da gracias por el aire que respiras,
es tan natural y vital y ni cuenta te das de que sin él con seguridad no vivirías.
Por cada respiro que des recuerda y ten presente
que Dios lo creo pensando en ti.
Da gracias por la luz del sol:
es la que te permite que veamos el día en esplendor,
la que da vida a la hermosura de la creación,
y da calor a los seres vivos de la tierra.
Da gracias por la noche, Dios la hizo para darnos descanso,
para que la tierra repose del afán del día,
y es cuando realmente puedes relajarte y meditar,
para poder reponer fuerzas para seguir adelante.
Da gracias por el agua que cae del cielo,
Dios la envía para hacer de nuestro suelo uno fértil y productivo
y es la misma agua que al estar sedientos, Calma nuestra sed.
Da gracias por las pruebas que llegan a ti,
no te lamentes cuando estas llegan,
mas bien tómalas de un modo positivo.
Las pruebas purifican tu espíritu
y te hacen mas fuerte para enfrentarte a la vida.
Da gracias por todo lo que eres,
no te quejes de que no siempre es como quieres
Dios permite todo lo que llega a tu vida,
pero lo permite porque tiene su razón de ser.
Nada pasa solo porque sí, al final verás y entenderás la razón.
Da gracias a Dios por todo, por las cosas grandes y aun por pequeñeces
El muy agradecido nos recompensara.
Da siempre gracias... Sentirás alivio y paz si las das de corazón.