miércoles, 26 de noviembre de 2014

Amar la arcilla

Debes amar la arcilla
que va en tus manos.
Debes amar tu arena
hasta la locura.
Y si no,
no la emprendas que será en vano.
Sólo el amor
alumbra lo que perdura,
sólo el amor
convierte en milagro el barro.
Debes amar el tiempo
de los intentos.
Debes amar la hora
que nunca brilla.
Y si no,
no pretendas tocar los yertos.
Sólo el amor
engendra la maravilla,
sólo el amor
consigue encender lo muerto.

viernes, 31 de octubre de 2014

El cielo está de Fiesta


El valor de la vida espiritual

A un maestro en oración le preguntaron por qué se necesitaba orar. 
El maestro respondió: para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. En la leche hay mantequilla, pero ¿cómo adivinarlo sólo con verla? Para obtener mantequilla hay que batir la leche en un lugar fresco. Así, para llegar a la visión de Dios, hay que practicar las disciplinas mentales; para poder verle no basta con desearlo. A Dios sólo se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia.

(Inspirado en E. Pilkington)

No llores si me amas


No llores si me amas...
Si conocieras el don de Dios
y lo que es el cielo...
Si pudieras oír el cántico de los ángeles
y verme en medio de ellos...
si por un instante pudieras
contemplar como yo
la belleza ante la cual
las bellezas palidecen...
Creemé.
Cuando llegue el día que Dios
ha fijado y conoce,
y tu alma venga a este cielo
en el que te ha precedido la mía...
ese día volverás a verme.
sentirás que te sigo amando, que te amé,
y encontrarás mi corazón
con todas sus ternuras purificadas.
volverás a verme en transfiguración,
en éxtasis feliz.
Ya no esperando la muerte,
sino avanzando contigo,
que te llevaré de la mano por los senderos
nuevos de luz y de vida.
Enjuga tu llanto y no llores si me amas.

(San Agustín)

Y entonces vio la luz

Y entonces vio la luz. La luz que entraba por todas las ventanas de su vida. Vio que el dolor precipitó la huída y entendió que la muerte ya no estaba. Morir sólo es morir. Morir se acaba. Morir es una hoguera fugitiva. Es cruzar una puerta a la deriva y encontrar lo que tanto se buscaba. Acabar de llorar y hacer preguntas; ver al Amor sin enigmas ni espejos; descansar de vivir en la ternura; tener la paz, la luz, la casa juntas y hallar, dejando los dolores lejos, la Noche-luz tras tanta noche oscura. 

(JL Martín Descalzo). 

No llores si me amas


No llores si me amas...
Si conocieras el don de Dios
y lo que es el cielo...
Si pudieras oír el cántico de los ángeles
y verme en medio de ellos...
si por un instante pudieras
contemplar como yo
la belleza ante la cual
las bellezas palidecen...
Creemé.
Cuando llegue el día que Dios
ha fijado y conoce,
y tu alma venga a este cielo
en el que te ha precedido la mía...
ese día volverás a verme.
sentirás que te sigo amando, que te amé,
y encontrarás mi corazón
con todas sus ternuras purificadas.
volverás a verme en transfiguración,
en éxtasis feliz.
Ya no esperando la muerte,
sino avanzando contigo,
que te llevaré de la mano por los senderos
nuevos de luz y de vida.
Enjuga tu llanto y no llores si me amas.

(San Agustín)

Sé mi luz


Homenaje a quienes queremos y a quienes hemos querido


jueves, 30 de octubre de 2014

Cada día es especial

Tenemos casas más grandes, pero familias más pequeñas.
Tenemos más compromisos, pero menos tiempo.
Tenemos más medicinas, pero menos salud.
Hemos multiplicado nuestras fortunas, pero hemos reducido nuestros valores.
Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado.
Hemos llegado a la Luna y regresamos,
pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer a nuestro vecino.
Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior.
Tenemos mayores ingresos, pero menos moral.
Estos son tiempos con más libertad, pero menos alegría.
con más comida, pero menos nutrición.
Son días en los que llegan dos sueldos acaso, pero entran los divorcios.
Son tiempos de casas mas lindas, pero más hogares rotos.
No guardes nada "para una ocasión especial",
porque cada día que vives es una ocasión especial.
Lee más, siéntate en la terraza y admira la vista,
sin fijarte en las malas hierbas.
Pasa más tiempo con tu familia y con tus amigos.
Come tu comida preferida y visita los sitios que ames.
La vida es una sucesión de momentos para disfrutar,
no es sólo para sobrevivir.
Usa tus copas de cristal; no guardes tu mejor perfume,
úsalo cada vez que te den ganas de hacerlo.
Las frases "uno de estos días", algún día, quítalas de tu vocabulario. Escribamos aquella carta que pensábamos escribir "uno de estos días".
Digamos hoy a nuestros familiares y amigos, cuánto los queremos.
Por eso no retardes nada que agregue risa y alegría en tu vida.
Cada día, hora, minuto, es especial.

Frases apropiadas para el día de Todos los Santos

  • La muerte se lleva todo lo que no fue, pero nosotros nos quedamos con lo que tuvimos.”
  • El que acepta sufrir, sufrirá la mitad de la vida; el que no acepta sufrir, sufrirá durante su vida entera. -Confucio
  • Creo que cuando alguien muere, su alma regresa a la tierra, engalanada con algún nuevo disfraz humano. -John Masefield
  • Amar a alguien, es decirle: no morirás.
  • Si la muerte no fuera el preludio a otra vida, la vida presente seria una burla cruel. Mahatma Gandhi
  • No se acaba el amor sólo con decir adiós, hay que tener presente que el estar ausente no anula el recuerdo, ni compra el olvido, ni nos borra del mapa. -Ricardo Arjona
  • El alma del hombre es como el agua. Viene del cielo, se eleva hacia el cielo y vuelve después a la tierra, en un eterno ciclo. -Goethe
  • La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente. François Mauriac
  • Sólo lo que se pierde es adquirido para siempre. -Henrik Ibsen
  • Aunque estés lejos de nosotros te tenemos reservado un espacio en nuestros corazones.
  • Se despidieron y en el adiós ya estaba la despedida. -Mario Benedetti
  • Mi doctrina es: Vive de tal modo que llegues a desear vivir otra vez, éste es tu deber, ¡porque revivirás de todas formas! Friedrich Nietszche

Aquí estamos, Señor

Aquí estamos, Señor Jesús:
juntos en tu búsqueda.
Aquí estamos con el corazón
en alas de libertad.
Aquí estamos, Señor,
juntos como amigos. Juntos.
Danos la fuerza de caminar juntos.
Danos la alegría de sabernos unidos.
Danos el gozo del hermano de al lado.
Danos la paz de los que buscan en grupo.

Caminamos hacia Ti,
subimos cansados tu montaña.
Sabemos que la ascensión es dura,
pero el grupo nos aguanta.
Sabemos que Tú te das en lo alto,
en lo de arriba.
Sabemos que vale
la pena subir y encontrarte.

La santidad cristiana


La vida... con humor