viernes, 24 de octubre de 2014

Trabajo en equipo (Video)

Dios está en el hermano que te necesita

Cuenta la historia de un monje, Demetrio, que un día recibió una orden tajante: debería encontrarse con Dios al otro lado de la montaña en la que vivía, antes de que se pusiera el sol. El monje se puso en marcha, montaña arriba, precipitadamente. Pero a mitad de camino se encontró a un herido que pedía socorro. Y el monje, casi sin detenerse, le explicó que no podía pararse, que Dios le esperaba al otro lado de la cima antes de que atardeciese. Le prometió que volvería en cuanto atendiese a Dios. 
Y continuó su precipitada marcha, horas más tarde, cuando aún el sol brillaba en todo lo alto, Demetrio llegó a la cima de la montaña y desde allí sus ojos se pusieron a buscar a Dios. Pero Dios no estaba. Dios se había ido a ayudar al herido que horas antes se cruzó por el camino. Hay, incluso, quien dice que Dios era el mismo herido que le pidió ayuda.

(Leyenda Eslava)

La vida... con humor


jueves, 23 de octubre de 2014

Oración Comunitaria para el 30 Domingo del Tiempo Ordinario, ciclo A

Misioneros de la vida

Hoy, Señor, me presento ante ti
con todo lo que soy y lo que tengo.
Acudo a ti como persona sedienta, necesitada...
porque sé que en ti encontraré respuesta.
Siento que no puedo vivir con la duda todo el tiempo y que se acerca el momento de tomar una decisión.

Deseo ponerme ante ti con un corazón abierto como el de María,
con los ojos fijos en ti esperando que me dirijas tu Palabra.
Deseo ponerme ante ti como Abraham,
con el corazón lleno de tu esperanza,
poniendo mi vida en tus manos.
Deseo ponerme ante ti como Samuel,
con los oídos y el corazón dispuestos a escuchar tu voluntad.

Aquí me tienes, Señor, con un deseo profundo de conocer tus designios.
Quisiera tener la seguridad de saber lo que me pides en este momento; quisiera que me hablases claramente, como a Samuel.
Muchas veces vivo en la eterna duda.
Vivo entre dos fuerzas opuestas que me provocan indecisión  y en medio de todo no acabo de ver claro.

Sácame, Señor, de esta confusión en que vivo.
Quiero saber con certeza el camino que tengo que seguir.
Quiero entrar dentro de mí mismo y encontrar la fuerza suficiente para darte una respuesta sin excusas, sin pretextos.
Quiero perder tantos miedos que me impiden ver claro el proyecto de vida que puedas tener sobre mí.

¿Qué quieres de mí, Señor? ¡Respóndeme!
¿Quieres que sea un discípulo tuyo para anunciarte en medio de este mundo? Señor, ¿qué esperas de mí? ¿por qué yo y no otro?
¿Cómo tener la seguridad de que es este mi camino y no otro?

Si me llamas a ser testigo tuyo de una forma más radical como consagrado en medio de los hombres, cuenta conmigo, Señor.
Y si estás con deseos de dirigir tu Palabra a mi oídos y a mi corazón.

¿Qué es la Oración?...

La vida... con humor


miércoles, 22 de octubre de 2014

Domund 23 octubre del año 1994. Cari y Esther 20 años después

El 23 de octubre de 2007 murieron asesinadas Cari y Estger,
Agustinas Misioneras que realizaban su misión en Argel.

Terapias con sonidos

Brainwave Laboratories - Terapias con Sonidos: Sonidos del Mar - 80min: El sonidos de las olas, las gaviotas y el viento. Mas de una hora para refrescar y descansar la mente, para inspirarnos, respirar hondo, re... ...PARA DISFRUTAR, ¡ QUÉ GOZADA DE PÁGINA ! Es una forma de decir stop a los pensamientos que fluyen por nuestra mente durante todo el día , y no nos dejan relajarnos. Os aconsejo que busquéis un momento, cerrando los ojos, y respirando suave y lentamente mientras escucháis los sonidos.
También podéis descargar los sonidos con formato mp3 para reproducirlos en otros dispositivos.

Bienaventuranzas










La Parábola del Sembrador 3D (Animación infantil)

Buscar a Dios

A media noche el hombre dijo:
- << Ha llegado la hora de dejar mi casa y de buscar a Dios. ¿Quién me ha tenido engañado tanto tiempo? ...
Dios le respondió sereno:
- < He sido yo >>...
Pero el hombre nada oía. La madre dormía dulcemente, con el niño en su pecho, a un lado de la cama del hombre. El hombre, mirándolos, dijo:
- << ¿Quiénes sois vosotros que me habéis engañado durante tanto tiempo? >>.
La voz de Dios volvió a hablar:
- << Ellos son Dios >>.
Pero el hombre nada oía... Y el niño y la madre seguían durmiendo...
Dios le dijo:
- << Detente, necio, y no dejes tu hogar >>.
Pero el hombre nada oía.
Y Dios suspiraba tristemente:
- << ¿Porqué querrá venir a mí, abandonándome?>>.

(R. Tagore)

La vida... con humor