jueves, 3 de diciembre de 2015

Cambia de dirección

“Vuestro Padre del cielo no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños” (Mt 18,12-14)

El mundo de la técnica, nunca como hasta ahora, nos dado tantas oportunidades  para situarnos y no andar perdidos. Pero sorprende, por otra parte, como cada día en la prensa, surgen noticias de personas que se sienten desilusionadas, perdidas, sin horizontes: tienen de todo…y están perdidos. ¿Cómo puede ser posible con tanta brújula del bienestar, tantos seres humanos insatisfechos?
Llama la Navidad a nuestras puertas. Dejémonos encontrar por el Señor. Cambiemos de rumbo en aquello que sólo nos trae desdicha, mal humor, impaciencia o desencanto. Acordémonos de aquel viejo proverbio: “déjate querer y te querré” o “déjate encontrar y te encontrarás”

No hay comentarios:

Publicar un comentario