viernes, 11 de julio de 2014

Venid y Veréis


Quiero que mi camino sea tu camino;
que mis pasos, aunque vacilen y duden, sigan tus huellas;
que mis opciones sean las que me ayuden  a seguir tu paso en esta vida.
Querría ser un caminante sin otro horizonte que tu Reino,
sin otra meta que tu justicia, sin otra palabra que tu Evangelio,
sin otro canto que tus anuncios.
Cuando haya tormentas, y cuando haya paz.
En senderos suaves y en caminos abruptos.
Ayúdame, Señor, a seguirte, a caminar tras tus huellas.
Quiero vivir como tú, amando en mis gestos y mis decisiones.
Quiero enjugar alguna lágrima que no sea mía.
Cargar con alguna cruz de otros para hacer más digno su camino (y de paso el mío).
Quiero que quien me encuentre se sienta acogido, no juzgado.
Que quien está cansado sepa que quiero ser su descanso.
Que quien está herido sepa que en mi mano tiene ayuda,
y quien está solo tiene aquí un puente.
Quiero vivir, vivir a fondo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario