sábado, 6 de julio de 2013

Bendice a quienes te rodean


Bendice a quienes te rodean...
¿Cuántas veces le has preguntado a alguien, "¿cómo estás?" y contesta, "Bendecido"?. Aunque puede llegar a ser nada más una costumbre, sin embargo, es una bella costumbre. Debemos
reconocer que somos bendecidos y declararlo. Efesios 1:3 dice que somos bendecidos con toda bendición espiritual en Cristo Jesús.

La palabra bendición es una palabra interesante. Se encuentra más de 450 veces en las Escrituras en diferente forma: bendecir, bendecido, bendito. No sólo podemos bendecir a Dios y Él nos bendice, pero lo maravilloso es que tenemos la facultad de bendecirnos el uno al otro.

Bendecimos a otros con nuestro estilo de vida, pero también con nuestras palabras. Activamos el poder de la bendición con palabras basadas en la Palabra de Dios. Proverbios dice, "La muerte y la vida están en poder de la lengua" (18:21).

"Manantial de vida es la boca del justo...plata escogida es la lengua del justo...los labios del justo apacientan a muchos ..." Proverbios 10:11, 20, 21.

¿Quieres que tu boca sea un manantial o fuente de vida que apaciente a muchos? Puede ser así cuando decides usar tu lengua para bendecir a los de tu derredor.

"Isaac llamó a Jacob y lo bendijo" (Génesis 28:1). En los tiempos bíblicos, la bendición familiar incluía el impartir bienestar por medio de palabras habladas.

Si eres padre, madre, hermano, hermana, etc., y miembro de la familia de Dios... tienes autoridad espiritual sobre tu hogar. Tienes autoridad y poder para para hablar bendiciones en la vida de tu
familia y amigos.

¿No te parece que vale la pena hacerlo?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario