domingo, 18 de octubre de 2015

Quiero ser eco de Tu voz

Tu también estás invitado a ser discípulo de Jesús y a difundir con entusiasmo el Evangelio. Pero ¿Qué necesitás para ser un buen misionero? Basta que estés convencido de la presencia de Jesús en tu corazón y en tu vida, para anunciarlo a los que no lo conocen aún ¡Dejá que el Señor le de sentido a tu camino y guíe tu acción evangelizadora!

"Pero esa convicción se sostiene con la propia experiencia, constantemente renovada, de gustar su amistad y su mensaje. No se puede perseverar en una evangelización fervorosa si uno no sigue convencido, por experiencia propia, de que no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo.

No es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo sólo con la propia razón. Sabemos bien que la vida con Él se vuelve mucho más plena y que con Él es más fácil encontrarle un sentido a todo. Por eso evangelizamos.

El verdadero misionero, que nunca deja de ser discípulo, sabe que Jesús camina con él, habla con él, respira con él, trabaja con él. Percibe a Jesús vivo con él en medio de la tarea misionera. Si uno no lo descubre a Él presente en el corazón mismo de la entrega misionera, pronto pierde el entusiasmo y deja de estar seguro de lo que transmite, le falta fuerza y pasión. Y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie."

Evangelii Gaudium (V. El encuentro personal con el amor de Jesús que nos salva) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario