domingo, 28 de febrero de 2016

Caminar sobre las aguas

Érase una vez que tres cristianos estaban en el mar de Tiberíades. Uno dijo: "De tener nosotros la fe del Maestro haríamos lo que que Él. Caminaríamos por las aguas". "¡Tenemos que intentarlo!" dijo el segundo. El tercero asintió.
Entró el primero en el mar y se hundió inmediatamente, lo que provocó
la risa de carcajada del segundo. Éste entró, se hundió solo al principio un poco, pero llegó a la otra orilla. Lo mismo hizo el tercero.
Del otro lado le dijo el segundo entre risas todavía al tercero: "tendríamos que haberle dicho al primero que camine por las piedras..." "¿Qué piedras..?" le respondió con contundencia el tercero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario