Compartiendo vida... Varita mágica

¡Cuántas veces quisiéramos tener una varita mágica para poder cambiar aquello que nos resulta imposible!
¡Cuántas veces nos sentimos tan impotentes para darle la vuelta a una realidad dolorosa que quisiéramos ser "magos" sacando de la nada algo para poder solucionarlo!
¡Que fácil y cómodo nos resulta a veces creer en la fantasía de que fuera posible cambiar la realidad del mundo y de nuestro mundo interior para poder enfrentar aquello que nos hace sufrir!
Las varitas mágicas no existen, pero los milagros sí. Y los milagros no son acontecimientos extrañísimos que solo los "escogidos" pueden realizar o vivir.
Tú y yo también podemos hacer milagros y descubrir los milagros de los otros.
¿Estás vivo? ¿respiras? ¿piensas? ¿crees en Dios? ¿eres capaz de contemplar la luz del día y la belleza de la noche?... ¿no es eso un verdadero milagro?
La varita mágica de las hadas (en la fantasía) puede proporcionarte dinero ficticio, un coche, una casa... Pero el milagro que llevas dentro te acercará más a tí mismo, a Dios y a los demás.

Encar_AM


No hay comentarios:

Publicar un comentario